Viajes Falabella | Viaja por el mundo

Zermatt, Suiza

Sus paisajes, el entorno natural que le rodea, es sin lugar a dudas lo más impresionante de todo.

Un destino como Zermatt-Matterhorn, es mucho más que una estación de esquí, es un conjunto de emociones, de sensaciones inolvidables, un destino de montaña de primer nivel a nivel mundial, lleno de historia y de paisajes únicos. Zermatt es una población libre de vehículos a motor, situada a 1.620m a los pies del Matterhorn. En 2015 celebra el 150 aniversario de su primera ascensión.

Zermatt, situada a 1,620m, al final del profundo valle del Mattertal, es una población libre de vehículos a motor, accesible únicamente a través del ferrocarril, en taxi desde Täsch o en helicóptero. Llegar en tren supone toda una experiencia en todos los sentidos, viajando hasta Brig o Visp, donde los viajeros hacen transbordo para inicar la espectacular subida hasta Zermatt en los trenes de la Matterhorn Gothard Bahn, pasando por Stalden, St. Niklaus, Randa y Täsch. Si se viaja en coche, se puede llegar hasta Täsch, última población accesible en vehículo privado. En Täsch los conductores pueden aparcar sus vehículos en varios parquings y subir hasta Zermatt cómodamente en tren, invirtiendo 12 minutos. También pueden subir en taxi. Desde Täsch parten trenes hacia Zermatt durante todo el día. Desde los aeropuertos internacionales de Ginebra Cointrin y Zurich Kloten se puede llegar en tren hasta Zermatt con los ferricarriles de la SBB, realizando un solo transbordo en Visp. La duración del viaje es de unas tres horas y media. Zermatt también es la estación de llegada o partida del espectacular e histórico Glacier Express, que conecta Zermatt con Davos y St. Moritz via Andermatt y Chur. En Zermatt existe una moderna flota de pequeños taxis y autobuses eléctricos que facilitan la movilidad. La mayoría de hoteles disponen de sus propios taxis a disposición de sus clientes.

Cuando la mayoría de las personas piensan en Zermatt, se les ocurre una sola cosa: el Matterhorn. Este fantástico ícono suizo se alza sobre Zermatt y atrajo visitantes por primera vez en la década de 1860. En el encantador pueblo de Zermatt no encontrará automóviles, pero sí sus tradicionales cabañas marrones y callejones sinuosos. (No te preocupes, no tienes que ir a pie a todos lados: hay vehículos eléctricos y carruajes de caballos). La temporada de esquí en la región suele durar hasta el principio del verano, pero cuando el clima es más cálido, las condiciones son geniales para hacer excursiones.