Viajes Falabella | Viaja por el mundo

Norte América

Norteamérica consta de tres grandes naciones y gran territorio: Canadá, Estados Unidos de América, México y Groenlandia.

Cuenta con una superficie de 24.221.490 km², entre el Océano Pacífico y el Océano Atlántico. El punto más alto de América del Norte es el Monte McKinley de Alaska, que se eleva a 6.194 m (20.320 pies) sobre el nivel del mar.

Se acepta ampliamente que el nombre “América” procede del navegante y explorador Américo Vespucio, y que fue el cartógrafo alemán Martin Waldseemüller quien le puso ese nombre. Vespucio fue el primer europeo en sugerir que América no era las Indias Orientales, sino un nuevo mundo desconocido por los europeos. Los nombres América del Norte y América del Sur surgen al estar conformado el continente por dos grandes masas de tierra, una en el norte y otra en el sur.

La segunda teoría, con menor aceptación, es que este nombre proviene de un comerciante inglés llamado Richard Amerike, de Bristol, que se cree financió el viaje de John Cabot de Inglaterra a Terranova en 1497. Otra teoría es que el nombre proviene de una lengua amerindia.

 

Clima y vegetación

La vegetación y el clima en Norteamérica son muy variados: cuenta con la mayoría de los climas del mundo. En el norte se encuentran tundras árticas (ej. Groenlandia, Yukón), pasando por una gran variedad de bosques (Montañas Rocosas, Apalaches y las tres Sierras Madre (en California y Wyoming)), bosques tropicales (Selva Lacandona, Hawái y los Chimalapas), desiertos (Desierto de Sonora, Zona del Silencio), llanuras (Grandes Llanuras, Comarca Lagunera), manglares (Ej. Luisiana, Tabasco), etc. Grosso modo, la vegetación asociada a ellos es la típica del imperio Holoártico, en el norte, y del imperio Neotropical, en el sur. La frontera entre ambos imperios se sitúa en torno a los 40° N.

Historia
A la llegada de los europeos, América del Norte estaba poblada por etnias indígenas provenientes de inmigraciones asiáticas a través del estrecho de Bering.

La colonización europea del Norte (por orden cronológico: española, francesa e inglesa) consistió básicamente en el avance progresivo desde la costa oriental hacia el oeste. En líneas generales, la colonización anglosajona supuso la marginación e incluso el exterminio de las poblaciones indígenas, hasta confinar a los supervivientes en reservas situadas en las zonas más improductivas y estériles del territorio. Sin embargo, las colonizaciones francesa y española supusieron la mezcla de razas y el mestizaje.