Viajes Falabella | Viaja por el mundo

Viviendo y aprendiendo alrededor del mundo

Leer más ⇓⇓

Nuestro un lugar impresionante. Cada uno de los lugares de los que se compone es el entramado de un gran milagro de la naturaleza, de la vida misma. Cuando emprendes un viaje, no solamente conoces nuevos lugares o sales de tu rutina diaria, también es una gran oportunidad para aprender cosas que no te enseñarán en ninguna escuela y que no aprenderás si continúas recorriendo las mismas calles, frecuentando los mismos sitios con las mismas personas, haciendo las mismas cosas, viendo los mismos paisajes… Bueno, creo que entiendes la idea.

Viajes Falabella hoy quiere compartir contigo muchas de las cosas que los viajeros han aprendido sobre viajar por diferentes lugares del mundo. Lo que se aprende es mucho y bastante útil. Veamos:

Encontrar un terreno común con extraños

Todos somos, de muchas maneras, un producto de nuestra educación y nuestra crianza. Todo lo que somos hoy es la sumatoria de la gran colección de experiencias que acumulamos al vivir. Si eres alguien que creció en una gran ciudad, las probabilidades de que siempre hayas estado expuesto a diferentes culturas, razas, religiones, etc., es muy alta. Esto también quiere decir que aprender las costumbres locales de un destino te llega naturalmente. Cuando viajas y te expones a diferentes culturas, costumbres y modos de vida, aprenderás que,  ya sea hablar con un conductor de taxi o un posible cliente, un primer instinto será encontrar un fragmento de información que te permita conectarte con ellos y con sus antecedentes. Es decir, aprenderás cómo establecer una relación inmediata con alguien, y eso es algo que puede llegar a ser muy útil al interactuar con personas a lo largo de tu vida.

Si viajas solo, estarás desesperado por la interacción humana. ¿Y adivina qué? ¡Todos los demás viajeros también lo están! Me parece extremadamente raro encontrar a otro viajero que no esté ansioso por escuchar tu historia, dónde has estado, por cuánto tiempo, y tus opiniones y consejos. Puede construir seriamente una red global, incluso si viajas por unos pocos días. ¿No es hermoso decir que eres amigo de personas de todo el planeta y que todos están unidos por un rasgo común? Y este es el amor por la aventura y las nuevas experiencias. Si viajas solo, nunca estarás realmente solo, ya que siempre habrá alguien que quiera acompañarte a una actividad o simplemente sentarse al lado de otros viajeros en una transferencia pública.

Salir de lo común

Como local en un lugar, seguramente alguna vez habrás pensado que los turistas siempre lo hacen todo mal. Piensas que pasarán tiempo en los barrios más horribles, haciendo compras innecesarias y costosas, o frecuentando sitios que te parecen aburridos. Mientras tanto, se perderán de lo mejor que la ciudad tiene para ofrecer. Al viajar, resulta conveniente evitar las zonas turísticas y buscar los lugares o atracciones a las que prefieren ir los lugareños. Por lo general, eso implica acercarse a personas extrañas para obtener consejos y sugerencias. Las mejores experiencias suelen ser aquellas de las que no tienes expectativas. También son típicamente más memorables y genuinas.

Intentar y fallar es mejor que no intentarlo en lo absoluto

Al ir a un país nuevo y no hablar la lengua local fluidamente, es probable que te sientas nervioso y no quieras hablar. Sin embargo, recuerda que cometer errores es lo que nos lleva a aprender de los mismos. No sientas vergüenza de hablar otro idioma sin un acento perfecto. Generalmente, los hablantes nativos del lugar en donde estés apreciarán el esfuerzo que haces de intentar comunicarte con ellos en su propio idioma.

Desconectarse del mundo te dará paz

Viajando aprenderás a irte desconectando cada vez más de la tecnología, sólo para pasar tiempo al aire libre sin siquiera pensarlo. Con esto no queremos decir que sea necesario a renunciar a todos tus dispositivos electrónicos y vivir en una cueva alejado del mundo, pero sí que es bueno darse una pausa para admirar todo lo que te rodea, y para eso no necesitas nada más que tus 5 sentidos. Viajando, aprendes que un ritual diario es pasar parte del día al aire libre, ya sea una caminata corta o una carrera matutina, visitar un parque, etc.. Esas pequeñas ventanas de soledad harán maravillas reduciendo tus niveles de estrés y te proporcionarán una alta claridad mental acerca de las cosas que verdaderamente importan en la vida. Descubrirás que disfrutar del aire hará que te sientas más contento en el presente que preocupado por el futuro.

Poner todo en perspectiva

Muchas veces en la vida, damos por sentado aspectos comunes de nuestra cotidianidad que se consideran lujos en otras partes del mundo. El agua potable, los productos de higiene, el acceso a educación, por nombrar algunos. Conocer otras formas de vida en lugares ajenos a nuestro hogar te abrirá los ojos en maneras que no esperas, y eso mismo hará que agradezcas cada una de las cosas que tienes, hasta la más básica o pequeña.

Ser más curioso

Comprender completamente algo que una vez fue solo una idea hace que valga la pena viajar. Estar en un nuevo territorio probará nuevas ideas y curiosidades: cuáles son las costumbres locales, la comida local, qué idioma se habla y las prácticas religiosas. Viajar e interactuar con lugareños y nativos te dará una mejor comprensión y, por lo tanto, convertirá estas curiosidades en descubrimientos. Esto te hará sentir hambre para aprender más, hacer preguntas y sumergirte completamente en un nuevo lugar.

Apreciar otras culturas

Es fácil cuestionar y juzgar culturas que son diferentes a las tuyas. Viajar o vivir en un lugar completamente diferente te dará una nueva perspectiva, que es diferente a únicamente escuchar o leer sobre eso. El hecho de estar en un lugar nuevo te permite sumergirte por completo y apreciar ese lugar, desde las personas, el idioma, la ropa y todo lo que hay en medio. Tomarse el tiempo para salir de tu cascarón e interactuar con la cultura local es la manera de experimentarlo y apreciarlo todo plenamente. Esto no es algo que puede ser enseñado, sólo se puede aprender experimentando.

Vivir simplemente

Aunque no lo creas, puedes sobrevivir con muy, muy poco y sobrevivir bien. La mayoría de las personas en todo el mundo lo hacen. Viajar intensamente te obliga a hacer las maletas tan ligeramente que llegarás a casa abrumado por lo que realmente posees. No sólo eso, sino que dormir en casas de huéspedes destartaladas, albergues con chinches y tiendas de campaña ubicadas en cualquier lugar donde se pueda encontrar un espacio realmente no es el fin del mundo, sólo se aprende a aceptar y asimilar la situación con entereza. Alejarse de las comidas suntuosas en la ciudad y los sofisticados cócteles en los patios al aire libre es otra experiencia que puedas tener que sacrificar mientras viajas, eso si deseas ahorrar lo suficiente para viajar por más tiempo. Como resultado, volverás a casa y te habrás dado cuenta de que no necesita nada más que lo esencial para sobrevivir.

Probar cosas nuevas

Nos veremos obligados a salir de nuestros caparazones, pase lo que pase. Hacer lo que estamos acostumbrados en casa no siempre funciona cuando viajamos, así que tenemos que adaptarnos. Elija el idioma y trate de no quedarse con lo que le es familiar. Pruebe un restaurante que sirva comida étnica y evite los restaurantes turísticos con comida equivalente de su hogar. Tome el transporte público y aprenda el sistema, no es difícil después del primer par de veces. Inscríbase en una actividad al aire libre que tal vez no tenga la oportunidad de hacer en casa, como caminar, navegar o volar en helicóptero. Nuevos lugares significan nuevas oportunidades, así que trata de no dejarlos pasar.

Pensar creativamente

A veces se necesita pensar independientemente para sobrevivir. ¿No hay WiFi para las direcciones? ¿El baño al que entraste no es más que un agujero en el suelo? ¿Los autobuses a tu próximo destino están todos reservados? Siempre hay alternativas, y los baches en la carretera nunca deben impedir que emprendas un viaje. Los estudios demuestran que las personas que viajan piensan de forma más creativa y se adaptan mejor a las nuevas situaciones. Una vez más, viajar no siempre está lleno de brillo y glamour como se suele mostrar. Siempre habrá algo que superar, obligándonos a ser creativos y encontrar soluciones.

Encontrar la belleza en las cosas pequeñas

Regresar de un viaje de vacaciones, una experiencia de estudio en el extranjero o un fin de semana lejos de la ciudad, se siente rejuvenecedor una vez que regresamos. Se gana nueva perspectiva. Una comida casera significará mucho más para ti porque te la perdiste por mucho tiempo. La persona que te sonrió en la calle se convierte en tu mejor amiga. Ver una estatua o monumento en su ciudad natal te recordará a la que viste en el extranjero. Realmente, son las pequeñas cosas las que nos dan alegría en la vida, y generalmente son gratis. Viajar es una forma de aprender esto.

El mundo es una gran escuela. Entre más viajes por él, más aprenderás.

Conoce los paquetes que Viajes Falabella tiene disponibles para ti

Estos son nuestros destinos en campaña 🚢

Descubre también nuestros Circuitos a Europa 🌍 nuestros programas al Caribe 🏖️ nuestros programas nacionales 🇨🇴 y nuestros programas a Turquía 🇹🇷

Encuentra información de tiquetes ✈️

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>